-->

domingo, 13 de diciembre de 2015

Increible jornada de convivencia con la Escuela Miguelturra

¡Gracias!...

No puede haber un modo distinto de empezar esta crónica que no sea dando las gracias a todos los integrantes de la Escuela de Fútbol Base Miguelturra de la localidad homónima de Ciudad Real. Desde su presidente D. Agapito Arévalo Céspedes, pasando por su Concejal de Deportes D. José Félix Martín, así como todos y cada uno de los integrantes, monitores, personal, padres y aficionados, la Escuela del Club Deportivo Lauro solo puede agradeceros el inolvidable día de convivencia que vivimos el pasado 6 de diciembre.

Bajo un sol de justicia y con una temperatura primaveral el ambiente vivido en el Complejo Deportivo Candelario León Rivas fue indescriptible y desde el primer momento nos sentimos como en casa. Ambas aficiones disfrutaron de lo lindo tanto con el juego en el césped como con la convivencia y el hermanamiento cordial entre ambas desde el minuto uno. 


Muy temprano comenzó la jornada para los nuestros que se citaron a las ocho de la mañana en la Estación María Zambrano para iniciar un viaje en AVE que nos llevara a tierras castellano-manchegas. Para algunos era su primer viaje en AVE y se notó, tanto por sus caras de asombro y felicidad como por los nervios para pasar el control e incluso para pasear descubriendo cada detalle del alta velocidad. Toda una experiencia para padres, alumnos y para los monitores que asistimos el viaje pues no en vano eran tres los equipos de la Escuela que viajaron: el Preferente de Jesús Calzado, el Benjamín A de Fajardo y el Prebenjamín B de Abel. La expedición la encabezó el Presidente Cristóbal Tomé y acompañaban  la responsable de la web Rocío Molina, el entrenador de porteros Iñaki Goitia y nuestro compañero José Manuel López (Cártama) así como los tres entrenadores citados.

Con puntualidad británica el Ave hacia su parada a las once menos veinte en el andén uno de la Estación de Ciudad Real donde ya nos esperaba un autobús fletado por la Escuela Miguelturra y que recogió a toda la expedición incluidos los padres. Tras un breve viaje llegamos al coqueto y espléndido Complejo Candelario León Rivas donde la afición local nos esperaba con un recibimiento de lujo. Cada equipo contó en todo momento con la atención total del staff del Miguelturra cediéndonos a cada uno un vestuario completo para toda la jornada que contaba con agua embotellada, caramelos e incluso un calefactor que afortunadamente no hubo que usar por el buen tiempo. 



Tras una vibrante e intensa primera jornada matutina cuyos resultados fueron lo de menos, la Escuela se dirigió al C.E.R.E (Centro de Interpretación y Representaciones Escénicas de la localidad) donde nuestros equipos repusieron fuerzas en un almuerzo exquisitamente organizado por los componentes de la Escuela local. Mientras tanto una representación de nuestra Escuela formada por el Presidente, Jesús Calzado y José Manuel López (Cártama) se dirigió junto con el Concejal de Deportes y parte de la Directiva de la Escuela local a un conocido restaurante donde tuvo lugar una comida de hermanamiento. Durante la misma nuestro presidente obsequió a la Escuela Miguelturra con una equipación completa para uno de sus equipos con los colores propios, naranja y negro, así como una camiseta de la presente temporada y una placa en recuerdo de la jornada. Por su parte, D. Agapito Arevalo hizo entrega a Cristóbal de una placa de recuerdo así como de varios productos típicos para los componentes de la expedición, entre los que no podía faltar el magnífico queso manchego. 



Ya por la tarde los equipos volvieron al césped para disfrutar de la jornada vespertina donde los resultados nuevamente fueron lo de menos y donde primó el buen ambiente y la convivencia. Las caras en las fotos lo dicen todo.




Sin duda un día inolvidable de hermanamiento y convivencia que difícilmente olvidaremos los componentes de la expedición alhaurina. Con un trato exquisito, amable, cercano y bien organizado tanto por la Escuela Miguelturra como por su Concejalía de Deportes, nos sentimos agasajados en todo momento e incluso los nuestros se trajeron al filo de las siete de la tarde una bolsa para cada uno cargada de productos para merendar en la que no faltaba ni un solo detalle así como regalos que ya disfrutaban cuando a las ocho menos veinte nos recogía tras la vuelta en bus el Avant de Renfe que nos trajo a casa.
Cansados, extenuados, pero contentos y sobre todo agradecidos a un equipos, el EFB Miguelturra que nos ha demostrado el lado humano del deporte, la importancia de las relaciones por encima de los resultados y los verdaderos valores que todos buscamos inculcar a nuestros alumnos en todo momento. Ojalá, ya lo sabéis, podamos disfrutar pronto y en nuestra casa de una jornada similar. Difícil nos habéis puesto mejorar lo vivido pero lo intentaremos.

¡¡Hasta pronto y gracias por todo!!
















0 comentarios:

Publicar un comentario

ALHAURIN DE LA TORRE

PATROCINADORES

  •